Ana Vericat Aza de la promoción 9, se fue a Nueva York para 3 años, un poco por amor, un poco por el guion profesional de su marido, que así los dirigía, y resulta que ya van 27 años de historia americana y un sinfín de aventuras apasionantes que hacen de la vida de Ana, su marido y sus 5 hijos una auténtica revolución de una alumni por el mundo.

Queremos saber porqué Nueva York, porqué ya van 27 años y si piensa volver a España y no solo por Navidad. 😊


Ana, tu historia, aunque no lo creas, parece de película. Desde diciembre del 84, cuando te casaste con tu marido (medio inglés, medio español), os embarcasteis rumbo a Londres, donde pasaron los 10 primeros años de tu vida y llegaron los 3 primeros hijos.

  • ¿Cómo es empezar la vida de casada lejos de casa y de tu hogar de siempre?
    ¡Apasionante! Te une mucho mas como matrimonio y aunque tiene sus inconvenientes, como todo en la vida, ha sido una experiencia muy positiva que se la recomiendo a todos los recién casados.

 

  • ¿Te consideras aventurera o has ido siguiendo los pasos de la vida sin más y aceptando lo que toca?
    ¡No soy nada aventurera, simplemente he ido siguiendo a mi marido que si que es aventurero !y mucho! Lo que si fue una aventura fue casarme con él 🙂

 

  • ¿La maternidad en Inglaterra se vive de manera diferente a España?
    En Londres tuve mucha suerte porque tuve una ginecóloga muy buena y estrenamos un hospital maravilloso. Mi hermana mayor vino a ayudarnos y se lo hemos agradecido siempre.
  • ¿Has sentido soledad, presión o necesidad de España ante la llegada de 3 niños pequeños muy seguidos, lejos de tu país de origen y sin tu familia carnal?
    Si, he sentido todo eso, pero he tenido otras compensaciones. La familia siempre se echa de menos, los amigos y nuestra querida España también, pero no cambiaria nada de lo vivido porque he tenido y tengo una vida apasionante y muy llena.
  • ¿Qué ha sido lo mejor y lo peor de Londres?
    Londres no tuvo nada malo, fue maravilloso. Es una ciudad cosmopolita que ofrece de todo. Esta cerca de España y el uso horario es similar, lo cual hace la comunicación muy fácil. Además, mucha gente venia a Londres por trabajo y a casa a vernos con lo cual estábamos muy en contacto con amigos y familia. También es cierto que vivimos una época fascinante de Inglaterra (1984-1994)
  • ¿Es verdad que construyes un núcleo familiar muy fuerte al estar lejos de tu tierra?
    Absolutamente. La familia se hace una piña al estar inmersos en una cultura completamente diferente que a la vez tiene muchas cosas buenas y nos enriquece enormemente.

Después resulta que a tu marido le ofrecen una oportunidad única en Nueva york, EEUU y os tenéis que ir, cruzando el charco.

  • ¿Qué supuso la noticia en tu casa, en tus proyectos, en tu vida?
    Para mi, una desgracia total 😉 No se me había perdido nada en esos lares y en Londres estaba feliz. ¿Por qué dejar una vida tan maravillosa en Londres y cambiarla por algo tan desconocido y tan loco como Nueva York? ¡Con lo bien que estábamos en Londres!
  • ¿Cómo te convenció para iros a la tierra de las oportunidades?
    ¡No me convenció para nada! ¡No me quedó mas remedio! Cuando dije que no, Charlie llamo a mi padre y le explicó la situación. Me sacaron los dos a almorzar y me pusieron la cabeza como un bombo. El resto, como dicen los americanos, es historia y aquí estoy. (¡Charlie dice que encantada!)
  • Te fuiste para 3 años, por una promesa de tu marido y llevas ya 27 años. ¿Y eso? ¿qué ha pasado en este tiempo para prolongar tu estancia? Puffffff, han pasado muchas cosas. Mi marido es un vendedor nato y me tiene convencida que esto es lo mejor que me ha pasado en la vida jaja. Cuesta adaptarse a este país y una vez que pasé la adaptación y que había pagado el “precio”, te vas quedando porque quieres amortizar el esfuerzo y cuando te quieres dar cuenta… llevas 27 años.
  • ¿No echas de menos a tu familia de España?
    Mucho, pero todos tenemos que seguir nuestra vida. Voy todos los veranos todo el tiempo que puedo y eso me ayuda a recargar pilas para el invierno aquí.
  • ¿Qué es lo mejor y lo peor de EEUU?
    Lo mejor es el espacio y el respeto que aquí se tiene por todo. Es un país con un cruce inmenso de culturas, joven y lleno de energía donde casi todo parece posible.
    Lo peor la distancia con España no solo física, sino también la horaria, seis horas en nuestro caso. El clima también es duro especialmente en invierno, y la comida aquí deja mucho que desear.
  • ¿Cómo habéis vivido allí la pandemia, las restricciones de movimiento, el confinamiento?
    Nosotros muy bien porque no vivimos en una ciudad. Estamos en un pueblo precioso a 40 minutos de Manhattan en el estado de Connecticut. Nuestra casa es agradable y con espacio. Pudimos salir a dar paseos por el campo y así despejarnos de estar en casa metidos. En los peores momentos de la pandemia, para hacer la compra tuvimos que hacer cola, pero tampoco fue el fin del mundo. Los dos hijos que tenemos viviendo en Manhattan se vinieron a vivir a casa con nosotros para tener mas espacio y de repente ¡nos convertimos en caseros!
  • Vivir en Greenwich en el estado de Connecticut y en medio del campo. ¿Es campo, campo? y ¿Cómo lo lleva una mujer de ciudad como tú?
    Es mas un bosque que campo como lo entendemos en España. Me costó mucho al principio, pero la verdad es que Manhattan con tres chicos pequeños era inviable. Aquí nacieron dos mas. En nuestro pueblo, afortunadamente, tenemos de todo: tiendas, restaurantes, cines, y ¡hasta una pequeña playa! A todo se acostumbra una 😉
  • En tierras americanas, llegaron tus otros 2 hijos. Y te decantaste por colegios diferenciados, chicos a un colegio de chicos y la pequeña a un colegio de chicas. ¿Por qué esa elección?
    Claramente aprenden de distinta manera y siempre lo tuvimos muy claro. Los chicos con chicos y las chicas con chicas. En Londres iban a un colegio mixto y nunca nos fascino la idea.
  • Nos has contando que fueron a un colegio aconfesional. ¿La fe es importante para vosotros? ¿Cómo transmitisteis la fe a vuestros hijos? Afortunadamente la fe es el eje central de nuestra familia. No quisimos correr el riesgo de una formación descafeinada y quizá por eso elegimos un colegio aconfesional. La formación la dábamos nosotros en casa y con esa excusa la dimos, además, en español. Al aprender a rezar en español siembras una semilla importante.
  • ¿Qué fe predomina en EEUU?
    Claramente la protestante. También hay una comunidad judía importante. Católicos los menos.
  • ¿Qué es lo mejor de la gente americana?
    Su naturalidad, su vitalidad, y su sencillez en hacer y decir las cosas.
  • ¿Cómo has mantenido el ambiente español y las tradiciones españolas en casa?
    De una manera muy sencilla, lo español no es negociable y en casa si no hablas español, no comes. Yo soy muy española, de hecho, la única 100% española de la familia y como soy la madre, lo español gana 😉 jajaja
  • Tus hijos ¿son más de América o de España?
    Si bien nuestros hijos son biculturales, en el fondo se sienten y se saben muy españoles.

Otra curiosidad es que en el colegio de tus hijos se quedaron sin profesora de español y cubriste tu la baja, hasta el punto de llevar ya 18 años dando clases de español a adolescentes.

  • ¿Cómo te has preparado para dar clases de español sin tener estudios previos?
    Con mucho trabajo. Tuve que hacer un curso de dos años por las tardes y también asistiendo diariamente a las clases que daba el otro profesor de español, un gallego muy majo con dos doctorados.
  • ¿Qué es lo mejor de tu profesión?
    El contacto diario con los chicos, como eres capaz de influir en su vida y ver como maduran. Me fascina cuando al cabo de unos años, ya mayores, vuelven a visitarme.
  • ¿Porqué o para qué se estudia español en EEUU?
    Es el segundo idioma de este país. De los 330 millones de norteamericanos 43 millones hablan español.
  • ¿Tus alumnos saben dónde está España? Siiiiii, ¡más les vale! Es cierto que hay mucha gente que no lo sabe y se creen que es un país mas de la América española.
  • Tus hijos han estudiado en la Universidad de Navarra. ¿Por qué esa elección?
    A nivel familiar y humano es la mejor decisión que hemos tomado en la vida. Cuando hablábamos con nuestros amigos americanos, nos decían que el mejor recuerdo que tenían de su experiencia universitaria eran los seis meses que habían pasado en Europa. Entendimos que en lugar de seis meses ¿Porqué no cuatro años? Además, era una manera para que nuestros hijos supieran que significaba ser español, conocieran sus raíces, porqué hacíamos en casa las cosas que hacíamos, y ver EEUU desde la perspectiva europea. Ha sido un acierto absoluto.
  • ¿Tus hijos se consideran españoles, ingleses o americanos? ¿y tú? 😊
    Nuestros hijos se consideran españoles de corazón y de alma y yo, ¡ni te cuento!
  • Ahora la gran mayoría ha vuelto a EEUU ¿por qué? ¿Prefieren España o América?
    Prefieren EEUU para trabajar y España para disfrutar. Los tres mayores trabajan en EEUU y el cuarto se quiere venir. La pequeña está acabando la carrera en la UNAV.
  • Ya eres abuela de 5 nietos maravillosos. ¿Qué es lo mejor de ser abuela?
    ¡Que los disfrutas, y mucho, pero la responsabilidad es de otro! Que ya no los tienes que educar y los puedes malcriar. (#abuelaDixit esto es algo muy común que nos dicen nuestras abuelas alumni :))
  • ¿Nos cuentas alguna aventura vivida por las américas en familia y como habéis sobrevivido?
    Una vez, volviendo toda la familia de la República Dominicana incluido nuestro cuarto hijo de seis meses, todavía no le habíamos sacado el pasaporte americano y la policía de inmigración no entendía que nuestro Gabriel no tuviese pasaporte americano si había nacido en Nueva York. No le querían dejar pasar al tener solo pasaporte español sin visado. Nosotros no estábamos por la labor de dejarle en el puesto fronterizo. Dimos todo tipo de explicaciones y afortunadamente se apiadaron de nosotros y le dejaron pasar, no sin antes hacernos sudar lo que no esta escrito.

Ahora abordemos un poco tus recuerdos del colegio Montealto.


*Foto del 50 aniversario de la promoción 9

  • ¿Cuáles son tus mejores recuerdos del colegio?

    Que éramos solo niñas y lo pasábamos muy bien.

    Yo era la quinta de cinco hermanas y me encantaba ir con ellas al colegio.

  • ¿Qué es lo mejor que te has llevado a la vida real de lo aprendido en el cole?

    Muchas cosas. La formación espiritual y humana que nos dieron en Montealto en la practica resulta valiosísima. Aprendimos a hacer las cosas bien, la integridad, la honestidad, la vida de familia. Todo ello inmensamente gratificante.

  • ¿Alguna profesora que recuerdes con cariño y por qué?
    – Carmina Belart mi profesora de ciencias en BUP. Seguimos en contacto y le tengo mucho cariño, le debo mucho.
    – Sara Valdés que nos dio matemáticas también en BUP y luego fue directora. Una mujer con mucha fuerza.
    – Charo Araneta, nuestra directora, que es una mujer de rompe y rasga.
  • ¿Cómo haces para mantener el contacto con tus amigas de promoción?
    Creamos un grupo de WhatsApp y nos fuimos añadiendo unas a otras. ¿Qué haríamos sin WhatsApp? Lo agradezco enormemente.
  • Si pudieras volver al cole ahora, ¿Qué te gustaría visitar primero?

La ermita, le tengo mucho cariño porque además la vi construir.
Vuelvo al cole casi todos los veranos cuando voy a España. Mis padres vivían en Mirasierra y siempre íbamos al cole para enseñárselo a mis hijos.

  • Hay varias Montealto alumni viviendo allí en Nueva York cerquita de ti. ¿Quedas con ellas?
    Si, especialmente con alguna con la que conecto más.
  • ¿Has hecho algún grupo español de amigos?
    Por supuesto, cuando uno vive fuera de España, siempre tiene un grupo de amigos españoles, es fundamental y te ayuda a mantener la cercanía con nuestra querida España.
  • ¿Quieres decirles algo a tus amigas de la promoción 9 en especial desde la distancia?
    Que las quiero mucho y agradezco enormemente el chat que tenemos por la comunicación que mantenemos.

Y ya, por último:

  • ¿Dirías que toda esta aventura fuera de España ha sido por amor, por locura, por oportunidad o por todo un poco?
  • ¡Claramente por amor y por locura!

  • ¿Qué le dirías a una alumni a la que su marido le propone irse bien lejos por una oportunidad profesional y se muere del miedo?
    Que se lance. Que merece la pena. Que la vida es maravillosa y se vive solo una vez. Que seguro que es bueno para su matrimonio. Que se deje de miedos porque no hay que tenerle miedo a nada ni a nadie.
  • ¿Qué consejos le darías a una alumni que tiene la oportunidad de vivir fuera de España por un tiempo?
    Que lo aproveche y se vaya que es una experiencia maravillosa de la que sacara cosas buenísimas.
  • ¿Qué es lo que más echas de menos de España?
    Cuando vivían mis padres, a mis padres y ahora a mis hermanas y sobrinos. A la familia y a los amigos también.
  • ¿Crees que te abre la mente vivir fuera?
    Claramente.
  • ¿Los españoles somos cerrados?
    Mi impresión es que cualquier persona que no viaja es cerrada y eso aplica tanto a los españoles, como a los americanos, franceses o chinos. No es privilegio solo nuestro.
  • ¿Qué es lo mejor que te llevas de haberte embarcado en esta aventura a la americana?
    La sensación de estar viva y vivir la vida a tope.
  • Y la pregunta del millón ¿Volverás? ¡Por supuesto! Es la principal conversación de nuestro matrimonio y hay opiniones para todos los gustos jajaj Nos encantaría volver en algún momento. ¿Cuándo? No lo sabemos, Dios dirá.

 

Gracias Ana por tu tiempo y por contarnos la aventura de tu vida, afincada en Greenwich, Connecticut, EEUU. Deseando verte por el colegio algún día, con las amigas de tu promoción y recordar juntas lo mejor de haber sido alumna y ser por siempre alumni Montalto.

  • Gracias a vosotros por toda la fantástica labor que hacéis con Montealto alumni. Gracias a ti por tus preguntas que me han hecho pensar y he disfrutado inmensamente.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

Menú
X