«HAM HAM HAM» 2 semanas antes y hasta 3 meses antes, no se escuchaba otra cosa, no se hablada de nada más, no se pensaba en otra cosa, no había duda de que se hacía realidad…


Había tantos preparativos, tantas cosas en las que pensar y estar pendiente… Invitados, el concierto, musical, horas santas, ¡todo en Roma! y todo tenía que salir perfecto. Por si fuera poco, nos dicen que ¡nos recibe el Papa! Increíble, espectacular, no podía faltar.

Así que me incluí en la locura de los preparativos pero desde Roma. Y de repente, llega el día, Jueves 11 de Octubre, 5 trenes para poder llegar, como siempre tarde, típico horario Hakuna, a preparar la bienvenida al camping «tremebundo» que iba a alojar a las 1.100 personas que iban a ser recibidas por el Papa, aparte de participar en el primer Meeting de Hakuna sobre la revolución cristina.

Ya está, ya hemos empezado, y esto no para, no tiene fin, miles de sonrisas, miles de manos, miles de caras desconocidas que se convierten en amigas, miles de expresiones, de idiomas, de locuras, de abrazos, en definitiva se respiraba un ambiente de amor y de nervios en el que no sobraba nadie.

Llega el viernes, y empezamos a cubrir todas nuestras muñecas con trozos de tela en los que puede leerse “escandalosamente alegres”, “qué poco es una vida para darla” o “enemigos del sillón”, entre otras.

Un distintivo sin repercusión alguna en la vida habitual, pero que ese día, iba a cobrar una importancia espectacular. Y es que las personas que nos miremos desde ese día las muñecas y podamos leer esas palabras, podremos decir,

que tanto físicamente como espiritualmente, tuvimos la gran suerte de ser recibidos por el Papa Francisco en la Catedral de San Pedro el Vaticano y compartir con él una Hora Santa de la que va a ser difícil olvidarse.

En esta Hora Santa, el Papa nos habló de 3 cosas muy concretas, con una sencillez y a la vez con una profundidad increíbles.

  1. Nos dijo que los jóvenes cristianos tienen que ser alegres, porque la tristeza es del demonio y un joven que está triste, no es joven.

  2. Además nos pidió que no nos conformáramos, que viviéramos en el inconformismo, queriendo pasar por este mundo dejando una huella, viviendo una vida que valga la pena

  3. Y que seamos compasivos.

Sin querer extenderse mucho, nos dijo de corazón, que reza cada día por todos nosotros y nos pidió con la misma humanidad y cercanía de un amigo necesitado que rezáramos por él. Fue espectacular, un regalo, como acariciar un pedacito de cielo. Una continuación del fin de semana que daba fuerzas y energías para seguir disfrutando y empapándonos del amor que constantemente Cristo derramaba en nuestros corazones, lo hace siempre, pero ahí, era tan palpable…

Podría seguir horas y horas hablando sobre ese fin de semana, sobre las mil y una actividades que tuvimos, como el concierto de Hakuna GM o el estreno del musical Hakuna, que superó todas nuestras expectativas,

pero creo que todo se resumiría en un gracias, en un GRACIAS en mayúsculas.

Porque si me paro a pensar que es lo que más me ha gustado de todo esto, es la gente, la compañía, la alegría, lo que transciende mi existencia cuando me rodean personas así de locas y así de increíbles, porque no había dudas en los ojos de la gente, había ansiedad por amor y por saciar la necesidad de amor del resto, había entrega absoluta y había alegría y vida, aunque detrás las horas de sueño fueran eso, !un sueño!

Si tú supieras lo fácil que se hace ser feliz así, no dudarías un segundo de querer participar de todo esto.

Gracias, gracias a todos los que han hecho posible las HAM, gracias a todas las personas que han participado, gracias a todas las personas que han rezado porque esto se cumpla y seamos un poquito más conscientes de lo que tenemos entre manos, porque es inmenso e inimaginable a donde vamos a llegar.

Gracias por que puedo participar de esta Revolución, una revolución que cambia y moldea los corazones de las personas y que puede llegar a cambiar el mundo entero. Porque tenemos la suerte de formar parte de una historia enorme, de un monumento enorme, de un éxodo definitivo, porque estamos yendo a alguna parte.

Y es que todo lo que nos contaban en el colegio no era mera información, no era solo una teoría, puedo seguir ese camino con mis amigas de toda la vida, puedo transmitir y profundizar en todos esos valores que nos han enseñado y transmitido desde pequeñas. ¡¡Desde siempre y para siempre!!


No podemos añadir nada más y nada menos a este pedazo de testimonio de Victoria González Lízarraga, promoción 42, espíritu aventurero, sueños a lo grande y corazón desbordado. Ella junto con unas cuantas Montealto alumni, se fueron a revolucionar el mundo a Roma y volvieron siendo protagonistas.

No nos puedes hacer más ilusión ver a la juventud palpitar por cosas que de verdad importan, ver que los valores que desde pequeña se intentan enseñar o inculcar desde el colegio, llegan a ser referente y baluarte para todas nuestras alumni.

¡Orgullosas es poco! Gracias por compartir este pedazo de cielo, que sin ningún lugar a dudas es ahora un poquito del nuestro.

Alumna hoy, alumni siempre

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

Menú
X